Miguel Hita


Después de un año esperando, por fin llegó el 19 de febrero, empezábamos el viaje a las Islas Lofoten, mi primer viaje fotográfico en compañía.

No llevaba ningún tipo de expectativas, porque era la primera vez que viajaba a un lugar así, pero aunque las hubiera llevado se hubiesen quedado cortas! el paisaje espectacular! y la compañía inmejorable. Todo es naturaleza en estado puro, grandes montañas nevadas, bonitos lagos helados, y pueblos de ensueño.

El plato fuerte del viaje eran las auroras boreales y puedo decir que gracias a la planificación de Eduard pudimos verlas casi todos los días, es más, solo bajarnos del avión, a la media hora, pudimos ver la primera.
Los siguientes días el baile de la dama de verde me dejo enamorado, solo se puede comprender y sentir las emociones si las ves. No se puede explicar tal maravilla de la naturaleza.

Y a ti Eduard quiero agradecerte todo lo que he aprendido de fotografía contigo. Los lugares a los que nos has llevado y como me has abierto mi campo de visión en los encuadres. y por supuesto las risas y los buenos ratos que hemos pasado.

Gracias a ti y a los compañeros de viaje por unos días inolvidables!



Judith Anton


Acabo de regresar del viaje fotográfico a Lofoten, que esperaba con tantas ganas, y tengo que decir que ha superado mis expectativas. Sensación de viajar con amigos, ambiente distendido y agradable. Si tuviera que definir Lofoten con dos palabras, sería "naturaleza extrema". Extrema belleza, extrema climatología…

En Lofoten, pude ver maravillosos paisajes helados, nevados, y también disfrutar de bonitos y larguísimos atardeceres y amaneceres, viendo como las montañas se iluminan con el sol y como la nieve se tiñe de color. También experimenté, en primera persona, el inolvidable espectáculo de la danza de la aurora boreal, que tuvimos la suerte de presenciar la mayoría de noches.

Difícil explicar con palabras lo que sentí y viví durante este viaje, recuerdos imborrables...

La gestión del viaje por parte de Eduard fue inmejorable, cuidando hasta el más mínimo detalle. Además, conoce muchos sitios alejados del turismo masivo, rincones que fotografiar y en los que establecer contacto con esa naturaleza salvaje.

Sin dudar, ¡un viaje que repetiría!

Gracias





[Enviar un comentario]